eucharistie2013“…podéis ir en paz”. Después de esas palabras, la gente se desparramó por la plaza. Algunos tomaron el camino a casa; otros, conversaban vivamente comentando la semana en la que no se habían visto. Otros, quedando para preparar catequesis, contar chascarrillos, recordar amigos, desear una buena jornada…

“Después de la misa, la mesa”. ¡Tantas frases que hablan de una separación antagónica entre fiesta y eucaristía!

Si la Eucaristía es la fiesta del cristiano, es la más aburrida del mundo, pues la gente no quiere seguir disfrutando de ella. Le apetece más ir a un bar a tomar algo y omitir lo que ha ocurrido en la última hora.

Es por ello que canonistas, liturgistas, cantores de misa, vestidores de santos: Os pido que consideréis la posibilidad de que no se hizo el hombre para la misa sino la misa para el hombre. Allí donde se encuentra con el sacramento de su fe. Y hacia la cual desea ir corriendo para ser abrazado, amado por su padre, el hijo y el espíritu encarnado en la comunidad parroquial congregada.